Las primeras familias pertenecientes a la comunidad Nasa Páez que llegaron al Caquetá, se ubicaron en el municipio de Puerto Rico, poco a poco adaptaron su vida a las condiciones de esta zona del país, aunque esto significó modificar su conexión ancestral con la naturaleza. En el año 2010 parte del pueblo indígena se vio obligado a abandonar  su territorio a causa de la violencia y el conflicto armado: amenazas, siembra de minas anti persona y el asesinato de algunos líderes, son algunas de las problemáticas que los desplazaron hasta la ciudad de Florencia.

Durante cuatro años, asentados en la vereda Sebastopol, enfrentaron profundos cambios en su cultura, no contar con un territorio propio para desarrollar sus prácticas tradicionales, les llevó a sobrevivir del asistencialismo estatal y a buscar en el trabajo informal ingresos para su sustento.

En el transcurrir de este difícil proceso, la REDCaquetáPaz y Yapawaira con el respaldo de ACNUR, trabajaron conjuntamente con jóvenes, niños, hombres y mujeres de la comunidad, logrando avanzar en la construcción colectiva de conocimiento y de relacionamiento con el nuevo territorio que sería asignado a los Nasa. En ese momento se definieron las potencialidades productivas de la zona y las necesidades en materia de nutrición de todos los habitantes, lo que permitió la construcción del modelo de Seguridad Alimentaria basado en costumbres.

Desde hace siete meses, después de una ardua lucha las 14 familias se encuentran en el nuevo territorio, conscientes de los retos por enfrentar, interesados en apropiarse de la Ruta de Seguridad Alimentaria que ellos han construido de manera conjunta, esperan disminuir la cantidad de productos que compran a externos y alimentarse de lo que siembran en sus propias parcelas, tienen claros los pasos necesarios para recuperar sus prácticas agrícolas tradicionales y la esperanza de hacerlo realidad. 

“Para nosotros la reubicación viene siendo una adaptación constante, estamos agradecidos por el esfuerzo y la asesoría que ustedes nos han brindado desde siempre, pero sobre todo somos conscientes de que la implementación de la Ruta solo será posible si ponemos nuestro propio empeño para lograrlo, ahora vivimos una vida distinta y esperamos saber aprovechar este nuevo territorio para recuperar nuestras costumbres cultivando alimentos propios” Gobernador Jhon Jairo Ulcué,