Esta propuesta retoma los aportes desarrollados desde la construcción social del conocimiento, trabajo adelantado por la Fundación Centro de Investigación y Educación Popular –CINEP- y fortalecido por la Coordinación Nacional de la Redprodepaz en el marco de la apuesta “Mapas para la Paz” que sitúa a los liderazgos en un ejercicio reflexivo y al conocimiento como una herramienta para construir. 

De manera que supera el ejercicio de enseñanza-aprendizaje que caracteriza las estrategias de “formador de formadores” y le imprime un carácter de responsabilidad en el desarrollo de capacidades para la transformación territorial. 

Desde esta perspectiva la estrategia “Formador de formadores”, se complementa con la comunidad de aprendizaje, por cuánto se connota como escenario propicio para el “Aprendizaje Dialógico” que, de acuerdo a Sandra Botero, requiere cinco criterios:

  • Dialogo igualitario
  • Transformación de Realidades
  • Creación de Sentido
  • Solidaridad y Cooperación
  • Caminos de Cambio

El conocimiento no se enseña, sino que se construye junto con otros, en ambientes de aprendizaje basados en el diálogo de experiencias, el libre flujo de la información y el trabajo cooperativo para el intercambio de saberes.

Existe una intencionalidad en el desarrollo de la capacidad y un reconocimiento de la condición evolutiva del conocimiento, en palabras del padre Francisco de Roux “Son respuestas en proceso que hay que ajustar, cambiar y replantear cuando aparecen mejores respuestas parciales que explican mejor y aclaran mejor el camino”. La intencionalidad por tanto no es una meta numérica de réplicas, sino la proyección de transformaciones en el contexto cotidiano de la comunidad que se acompaña o el proceso que está en el fortalecimiento de capacidades y que en efecto, tienen también aportes en la construcción del aprendizaje dialógico.

Regresar a la Red de Control Ciudadano