El Agua y la Vida no se negocian, fue la consigna de los campesinos y campesinas que en 2014 lideraron el proceso de resistencia contra la extracción de petróleo.

Con la intención de hacer memoria colectiva y significativa, la asociación de juntas de Valparaíso estructuró y gestionó una iniciativa que permitiera construir un elemento conmemorativo y además compartir a las nuevas generaciones parte de los aprendizajes de esta experiencia.

El proyecto fue aprobado en el marco de “Juntas en Acción” contó con el acompañamiento de la REDCaquetáPaz y el respaldo del programa Paz Comunal de la Giz, permitiendo realizar talleres de memoria entre generaciones adultas y jóvenes, el desarrollo de un concurso de fotografía comunal con enfoque ambiental, la realización de una animación para continuar con el ejercicio de memoria y por supuesto la construcción de un monumento que fue inaugurado el día de ayer con la presencia de las comunidades, organizaciones claves en la defensa del territorio como la Vicaría del Sur, la firma Conde y Abogados, Terra, entre otras asistentes.

Además del des-cubrimiento del monumento, se presentó la muestra fotográfica, se entregaron postales con las fotografías del concurso comunal, se generó un intercambio de semillas, acción propia de las comunidades rurales de este municipio, resaltando el aporte que realiza la Asojuntas con la apuesta por involucrar a los jóvenes y jovencitas de Valparaíso en este ejercicio de memoria colectivo y la necesidad de seguir siendo un referente para la conservación de los recursos naturales en la Amazonía.